lunes, 19 de septiembre de 2016

RECOMENZAMOS

Retomamos este blog y le damos un giro nuevo. En la vida las historias que la componen son el caldo de cultivo de nuestras vivencias y por tanto, adecuan nuestra conciencia, nuestra percepción de la cosas. Así voy a contar mi historia, para contarla. Un poco me servirá a mi a modo de fijación de ideas y de reflexión, pero por otra parte podemos encontrarnos en algún punto con personas que hayan vivido lo mismo y que nuestra propia experiencia les ayude, como a nosotros la suya, que sabremos a través de sus comentarios. 

Se da comienzo entonces a esta nueva etapa. Seguirán siendo ideas que pueden cambiar el mundo, seguirán teniendo el matiz idealista que ha caracterizado y seguirá gustando y molestando a muchos. No puedo garantizar, de momento un número de entradas semanales pero si por lo menos una que ubicará mi tiempo delante de la computadora para compartir con vosotros, quien lea, estas ideas que nos pueden cambiar, que pueden cambiar el mundo. 

domingo, 6 de junio de 2010

A MODO DE INTRODUCCIÓN

Corre el tiempo y a medida que avanzamos intuimos que nosotros también pasaremos. La vida sigue su curso y como espectadores de una obra sin guión, observamos alelados como si el protagonista fueran "los otros". La mayoría se dejan vivir por los demás, por los poderes fácticos de nuestro momento, por las corrientes de opinión, por las modas. De los que se dan cuenta, algunos enmascaran su angustia en afirmaciones vehementes de un altruismo de camisetas y eslogans prestados, otros simplemente miran a otro lado mientras se mueren por dentro a cada latido de su corazón solitario.

Los que escribimos este blog no somos más ni menos, ni mejores ni peores... pertenecemos al grupo de los que están convencidos de que se puede intentar cambiar el mundo y hacemos aquello que creemos correcto, aquello que nuestras fuerzas, nuestro conocimiento y nuestra voluntad nos permiten. Por eso recogemos en este apartado de la maraña de internet "Ideas que pueden cambiar el mundo", pues hemos llegado a la conclusión de que las trasnformaciones comienzan en los paisajes interiores de cada individuo, de cada uno de nosotros. Devenga pues de esta siembra la cosecha de una revolución.