AMÉRICA, UN MUNDO POR DESCUBRIR

América se recuesta majestuosa separando las aguas de los océanos atlántico y pacífico y sus más de 42 millones de kilómetros cuadrados la convierten en el segundo continente de la tierra en extensión. Sus paisajes, sus climas, sus culturas y sus gentes características, entonan en su inmensa variedad una fascinante sinfonía.

Al intentar contenerla, América se escapa entre las tupidas selvas y los inhóspitos desiertos, desaparece incognoscible en las alturas de sus montañas o en los frondosos alrededores de sus cenotes sagrados. Ella nos habla; más bien nos susurra a través de las resonantes tradiciones chamánicas, o de las monumentales pirámides y ciudades milenarias  que se levantan como imponentes testigos enmudecidos de un pasado esplendor. Hoy existe una América antigua que se resiste a perecer en cada estertor de sus supervivientes pueblos pretéritos, mientras sus vetustas enseñanzas son ahogadas bajo el peso de la cultura mundial reinante, tan apartada de los principios del inca, del maya, del azteca o el Piel Roja.

La peculiaridad de cada pueblo y de cada civilización es el fruto de los actos de las personas que la componen. A lo largo de los siglos encontramos grupos humanos que logran realizar un prodigio, algo que trasciende las aspiraciones individuales, adornando eternamente los derroteros de la historia. Personas que comparten una misma cosmovisión, una forma de mirar el mundo que condiciona y marca su escala de valores, que les hace plasmar una Idea en la tierra. A este prodigio lo llamamos Civilización. Su perpetuación depende en gran medida de los centros educativos que se convierten en el método de transmisión de la tradición que las anima. Las culturas de América no son una excepción, y si bien conocemos poco de ellas pues desaparecieron o fueron  cercenadas casi totalmente, nos ha llegado la suficiente información para realizar una reflexión coherente de cómo eran sus escuelas.


"La reina aguarda paciente a que la rescatemos de su exilio obligado y propaguemos su grandeza a los cuatro vientos, haciendo más completa la historia de la humanidad."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada